Calzado-Mantenimiento básico

Si bien vestirte de manera adecuada y desarrollar tu propio estilo, define los rasgos más visibles de la personalidad, la forma de llevar unos zapatos se convierte en el más claro reflejo de toda persona.

En esta oportunidad dejo sencillos consejos sobre la manera adecuada, en que puedes darle mantenimiento al calzado que utilizas diariamente. Recuerda que existen muchos tipos de pieles y cada una de ellas tiene distintas propiedades.

No olvides averiguar a detalle la manera correcta de limpiar la piel cada uno de tus zapatos.

1. LIMPIA TUS ZAPATOS DESPUÉS DE CADA PUESTA

Utiliza una franela seca y elimina el polvo de la superficie. Los daños ocasionados por las condiciones ambientales pueden ser fatales. Por eso, al llegar a casa todos los días y antes de irte a dormir, pasa de manera cuidadosa una franela limpia sobre la superficie para eliminar cualquier residuo que pueda haber quedado del día.

2. NUNCA UTILICES UNA FRANELA HÚMEDA

Muchos cometemos este error. La humedad es muy mala para cierto tipo de pieles por lo que se recomienda evitar el uso de una franela con agua para limpiar tus zapatos. Puede que te parezca muy tentador y fácil de emplear, pero recuerda que ningún zapato, más que los realizados en plástico, son 100% resistentes al agua.

3. DALE MANTENIMIENTO A TU CALZADO CADA SEMANA

Para este punto, es necesario que conozcas la manera indicada en que debes de limpiar cada uno de tus zapatos. No es lo mismo limpiar un zapato de charol que uno de gamuza, ni uno en color negro que otro en color gris. Investiga bien y una vez que conozcas el proceso, realízalo al menos una vez por semana. Esto le asegurará una mayor duración a tu calzado.