Limpiar un calzado de cuero liso

Si el calzado está sucio (marcas negras) o reengrasado por las sucesivas capas de cera, silicona o de resina: es importante limpiar los poros del cuero antes de utilizar de nuevo una crema de calzado con una gota de jabón suave sobre un paño húmedo de textura suave que no marque ni estropee la piel. Es importante cuidar que la piel no se humedezca, por lo que se recomienda dejarlo en un lugar fresco hasta que se encuentre completamente seca la superficie.

 Lustrar y Encerar

En caso de raspones es importante conseguir tintura o pigmento del mismo tono de del calzado, y aplicarlo cuidadosamente con la ayuda de un pincel delgado sobre la zona afectada, buscando cubrir solo la piel sin pigmento. Una vez que la tinta este completamente seca, pasamos a hidratar toda la piel.

Se debe usar una pasta de cera o crema que sea nutritiva, se recomienda las elaboradas a base de cera de abeja de carnauba (cera vegetal que proviene de las hojas de la palmera de Brasil) y de esencia de trementina (proviene de la destilación de la resina del pino). Se obtiene un brillo muy bello, tras el lustrado.

Las cualidades de esta cera le permitirán, incluso después de varias semanas, obtener de nuevo un brillo impecable con un simple cepillado.

Para el cepillado, se debe usar un cepillo de cerdas suaves o de paño para no maltratar la textura de la piel y obtener un brillo impecable.

Recordemos que cada tipo de piel tiene sus propias características de cuidado y mantenimiento, el usar estas cremas en una piel virada, puede dañar por completo el acabado de la piel.